Páginas

lunes, 29 de febrero de 2016

¿Antojos de algo dulce pero sin culpas? ¡Amarás estos mug cakes!

Conozco muchas personas que prefieren no cocinar porque les da pereza, piensan que toma mucho tiempo o incluso no saben muy bien cómo hacerlo, sin embargo esta receta es súper sencilla, toma sólo unos minutos y en lo personal me encanta porque ayuda a calmar los antojos de cosas dulces sin sentir ningún tipo de culpa. Puedes hacerlos en el microondas o en el horno.

Ingredientes:

-          1 taza de harina de almendras o de coco
-          2 tazas de harina de avena
-          1 huevo grande o dos claras de huevo
-          1 banano
-          1 ½ cucharada de polvo para hornear
-          1 cucharada de Estevia
-          1 taza de leche de almendras sin endulzar
-          2 tazas de arándanos (blueberries) congelados
-          ½ cucharadita de canela

Preparación:

1.       Mezcla en un recipiente las dos harinas, si no tienes de almendras o coco puedes usar una taza de avena en hojuelas. Agrega el polvo para hornear, estevia, canela y revuelve.

2.       Macera el banano y agrégale el huevo, la leche y revuelve hasta tener una mezcla homogénea.

3.       Revuelve las dos mezclas hasta que quede consistente y agrega los arándanos.

4.       Pon la mezcla en los mugs si lo vas a hacer en el microondas o en recipientes resistentes al calor si los vas a hacer en el horno.

5.       Lleva los mugs de 50 seg a 2 minutos al microondas (dependiendo qué tanto caliente) hasta que quede cocinado. O pon los recipientes en el horno a 350° de 12 a 25 minutos (depende de tu horno), hasta que queden listos.

La forma de saber en ambos casos que tu mugcake o muffin está listo es metiendo un cuchillo en la mezcla hasta que salga limpio.

¡Disfruta!

¿Te gustó esta receta, hay algo especial de lo que te gustaría que escribiera o simplemente estar al tanto de nuevas actualizaciones?

Puedes dejar un comentario aquí, seguirme o escribirme en mis otras redes sociales:

Instagram: @Nati_Fit

Twitter: @Nati_fit
Snapchat: Nati_fit

domingo, 21 de febrero de 2016

La pregunta del millón ¿Cómo lograr tener un abdomen plano?

Creo que esta es una de las preguntas que me hacen más a menudo, muchas personas incluso me han preguntado por rutinas para lograr tener el abdomen plano y definido, pero lo cierto es que no hay una rutina mágica que te llevará a tener el famoso “six pack” sino más bien una serie de cosas que debes incorporar en tu vida diaria que poco a poco irán dando resultados.

1.       Come mucha fibra

Incorpora en tu dieta vegetales y frutas, yo sé que no todas las personas son amantes de los vegetales; pero yo soy una firme creyente que no existen alimentos feos sino que no has probado aún una forma en la que te gusten como han sido cocinados. He decir que incluso yo misma me he visto sorprendida probando nuevas formas de preparar cosas, que estaba segura que no me gustaban y he encontrado que al comerlas de otro modo no sólo no me desagradan, sino que me gustan bastante. Les daré un ejemplo simple: ¡Las berenjenas! Toda mi vida las odié y un día probé berenjenas a la parmigiana y hoy en día es uno de mis platos favoritos.

No obstante la fibra no sólo debe provenir de los vegetales y las frutas sino de los carbohidratos que comes, procura que estos sean complejos, es decir que tengan fibra ¿todavía perdido?, te daré un ejemplo, reemplaza el pan blanco por pan integral, las galletas con crema por galletas de avena, el cereal de la mañana por cereal integral o granola. Al hacer esto llenas de energía tu cuerpo con “buena energía”, entonces esos carbohidratos no van directo a tu sistema sanguíneo convirtiéndose en glucosa, sino que toman más tiempo en ser procesados por tu cuerpo lo que por un lado te hará quemar más calorías en el proceso y por el otro te ayudará a sentirte lleno por más tiempo.

2.       Agrega a tu dieta grasas buenas

Sí, estás leyendo bien ¡GRASAS! Con esta palabra nos han asustado por años al punto que muchas personas han llegado al extremo de sacar cualquier tipo de grasa de su cuerpo, gran error, resulta que las grasas buenas no sólo son necesarias para el buen funcionamiento de tu cuerpo sino que te ayudarán a eliminar los depósitos de grasa en tu cuerpo.

No quiero entrar en muchos detalles técnicos, pero haré una breve explicación al respecto. Cuando comes grasas buenas obtienes lisina, este aminoácido es uno de los encargados de la reducción de grasa en tu cuerpo, entonces cuando la liberas haces que la grasa que recubre tus músculos se vaya desapareciendo poco a poco y finalmente logres lo que estabas buscando, un abdomen plano.

3.       ¡No le tengas miedo a las pesas!

Si bien es necesario reducir la grasa de tu abdomen para tener un estómago plano, hay dos cosas que debes considerar, la primera es que debajo de la grasa debe haber músculo para que tu abdomen se vea definido, por ende necesitas ejercitarte; por otro lado, cuando hay más músculo quemas grasa más rápido, entonces no le temas a las pesas. Muchas personas creen que se van a volver gigantes si le agregan peso a sus rutinas en el gimnasio y se dedican sólo a hacer cardio, bueno, malas noticias, así no se logra tener un cuerpo definido. Necesitas músculo que queme esa grasa y que además se vea cuando reduzcas la misma grasa de tu cuerpo. No te volverás gigante, sólo lograrás un cuerpo más definido. 


4.       Dile adiós a los azúcares procesados y aún más si vienen en botella

A menudo veo personas que me dicen, estoy avanzando, ya no tomo gaseosas, ahora tomo té. Y con té no me refiero a té verde que preparas en infusión sino a los tés que son prácticamente gaseosas sin gas; malas noticias, esos a veces tienen incluso más azúcar que las mismas gaseosas. ¿Por qué debes evitarlos? Bueno el azúcar procesada va directo a tu sistema sin filtro, piensa en un colador, cuando pasas algo por el colador te demoras más en llenar un recipiente ¿verdad? Pasa lo mismo con el azúcar, cuando la consumes procesada es como si quitaras el colador y ésta va directo a tu torrente sanguíneo, elevando los niveles de glucosa y convirtiéndose eventualmente en grasa. Por eso reemplaza las cosas con azúcar por fuentes naturales de azúcar como por ejemplo las frutas, volviendo a mi ejemplo anterior, estas pondrán de nuevo el “colador” a tu cuerpo.

5.       Di adiós a la cerveza

¿Sabes qué es un burpee? Si no sabes, busca en google y luego sigue leyendo…  ¿listo? Para quemar un vaso de cerveza necesitas hacer entre 140 a 204 burpees, dependiendo de tu peso. Creo que no necesito decir mucho más después de eso.

6.       Sé paciente

¿Alguna vez en tu vida has terminado una rutina de ejercicios y has ido directo al espejo para comprobar si ves algún cambio? Sabrás que lastimosamente no funciona así. Los cambios toman tiempo, de hecho desconfía de esas dietas o productos “mágicos” que te prometen resultados en pocos días; piensa en todas las cosas que acabo de mencionar y el tipo de cambios que eso implica, no tiene sentido que pasen de un día a otro ¿verdad? Entonces procura poner metas a corto y mediano plazo que sean alcanzables, piensa en reducir 1cm, luego que sean 2; si tienes en tu cabeza bajar 15cm en un tiempo muy corto, es complicado que pase y cuando no veas resultados te vas a frustrar y abandonar tus propósitos, entonces ve poco a poco y motívate con los pequeños cambios que vas viendo. Cuando menos te des cuenta estarás en el punto al que querías llegar y jamás perdiste tu rumbo J

¿Te gustó este artículo, hay algo especial de lo que te gustaría que escribiera o simplemente estar al tanto de nuevas actualizaciones?

Puedes dejar un comentario aquí, seguirme o escribirme en mis otras redes sociales:

Instagram: @Nati_Fit
Twitter: @Nati_fit
Snapchat: Nati_fit